Blogia
María Elena Balán/ Arca de cubania

CHAIKOVSKI Y SU AMOR EPISTOLAR

CHAIKOVSKI Y SU AMOR EPISTOLAR

Por María Elena Balán Saínz   

La utilización de la música dramática en la danza tuvo en el compositor ruso Piotr Ilich Chaikovski a uno de sus más altos exponentes en el siglo diecinueve, tal como lo demuestran los ballets El Lago de los cisnes y La bella durmiente, cuya intensidad melódica  y su brillo instrumental no han sido superados.

 

Al evocar a Chaikovski vienen a la memoria la profunda melancolía que se aprecia en algunas de sus obras, tal vez motivada por una vida amorosa que  dejó insatisfacciones  en el insigne artista.   Nacido el siete de mayo de 1840 en Votkinsk, zona de Los Urales, estudió la carrera de Derecho y recibió clases de música en San Petersburgo y ya en 1866 fue nombrado profesor de armonía en el Conservatorio de Moscú, donde conoció al dramaturgo que le escribió el libreto de su primera ópera.

 MIL DOSCIENTAS CARTAS LLENAS DE NOBLES SENTIMIENTOS   

En 1876 comenzó la relación epistolar de Chaikovski con Nadezhda Filaretovna von Meck, una viuda adinerada que se declaró como una de sus más fervientes admiradoras y con la cual estuvo vinculado  trece años.

  

Durante ese tiempo, en el que paradójicamente nunca se vieron, ni escucharon mutuamente, Chaikovski y Nadezhda intercambiaron mil doscientas cartas, abarcadoras de los sentimientos más tiernos, puros y sinceros de una amistad.   Hubo épocas, como en 1878, en Florencia, en que en menos de un mes se escribieron cincuenta y dos cartas.   Para la viuda, quien era una mujer de cuarenta y cinco años, nueve más que el genial músico, aquello significó algo más que una amistad. Para ella fue un apasionado amor.

  

 Nadezhda era dueña de la rica herencia que le dejó su esposo, propietario de los ferrocarriles más grandes de Rusia, pero la soledad que sentía –a pesar de sus doce hijos- la hizo inclinarse por el arte y se convirtió en una especie de protectora de los jóvenes talentos de la música, a los que invitaba a conciertos caseros y pagaba con creces.   Se dice que fue ella, aún antes de los críticos, quien reconoció las inigualables facetas artísticas de Chaikovski, hasta el que llegó a través de uno de sus protegidos, al cual le pidió que le encargara al compositor arreglos y adaptaciones para piano.

  

A pesar de tener problemas económicos Chaikovski se interesó casi más por las rarezas que su joven amigo le contó de Nadezhda, que por sus propios honorarios.

Conmovido y halagado por el culto que rodeaba su nombre en la casa de la rica viuda, le mandó a trasmitir su gratitud y la señora von  Meck, satisfecha de que su compositor favorito aceptara cumplir sus pedidos, le contestó y fue así que comenzó el intercambio epistolar y el apoyo de aquella sensible mujer al músico, del cual se enamoró apasionadamente.   Sin embargo, ella siempre evadió el encuentro personal, tal vez porque era mayor y no tan agraciada y temía que él se decepcionara al verla.    

DEDICO LA CUARTA SINFONÍA A SU AMIGA  

  El 10 de febrero de 1878 se ejecutó por primera vez en Moscú la Cuarta Sinfonía de Chaikovski, consagrada a su mejor amiga, Nadezhda Filaretovna von Meck, quien asistió al teatro pero evadió el encuentro.

  

 En numerosas ocasiones durante ese año, Chaikovski pudo convencerse, por asombroso que pareciera, de que cada tristeza o alegría suyas, pensamiento o deseo expresado a la sensible dama, encontraba respuesta inmediata de consuelo o apoyo.  Esa fue una época de gran fecundidad en la vida del artista, que compuso la música para los ballets El lago de los cisnes y La bella durmiente y las óperas Eugenio Oneguín, La doncella de Orleans y La hechicera

 

Gracias a esa relación epistolar, recogida en tres tomos, de los 15 de diferentes escritos dejados por el inmortal compositor, se han podido conocer muchos detalles de su vida.   Aquella amistad quedó interrumpida abruptamente por Nadezhda cuando ya Chaikovski era famoso y ella se sentía vieja y enferma.

 

El genial artista  nunca se lo perdonó y aunque se casó con una estudiante de música del Conservatorio de Moscú, que era alumna suya y le había escrito confesándole su amor, el matrimonio no funcionó desde el principio y al poco tiempo se separaron.        
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

luis consoni -

Hola Marìa Elena: antes que nada, felcitaciones por tu blog. Impresionante. Gracias por compartir. Mi nombre es Luis, y vivo en Buenos Aires, Argentina. Solo una consulta: sabes tù dònde y còmo puedo conseguir, en español, el libro que contiene las màs de 1200 cartas que mencionas? Serìa muy importante para mì, ya que tengo entendido que en muchas de èllas, Chaikovski explica el significado de sus composicones. Muchas gracias, y no dejes de escribirnos. Saludos cordiales. Luis.

Víctor Manuel Guzmán -

Es interesante la historia de este genial músico ruso. Pero esta incompleto y alterado su historia, porque el músico era homesexual y rehuía más bien a la baronesa Nadeshda.

LÁZARO DAVID NAJARRO PUJOL -

Muy interesante tu sitio... Leí especialmente la historia epistolar entre Chaikovski y Nadezhda. Esa historia es muy parecida a la mía... En solo 3 años nos hemos escrito más de 5 mil cartas, notas y mensajes... Claro está contamos con los recursos tecnólogicos del siglo XXI... Una parte de esas cartas está recogida en un libro en preparación titulado: Corazones abiertos... La otra diferencia es que nuestro amor si se materializó a los casi 10 meses no habernos conocido.

Nota Este es un comentario entre amigos y no para publicar en tu sitio.
Saludos
Lázaro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres