Blogia
María Elena Balán/ Arca de cubania

En ofertas gastronómicas: ¿gato por liebre?

En ofertas gastronómicas: ¿gato por liebre?

Por María Elena Balán Sainz

  Actualmente alrededor de 444 mil cubanos ejercen formas de empleo no estatal en una o más de las 201 modalidades existentes. Pensando en la oferta de una céntrica dulcería en calle La Torre, entre 35 y San Antonio, Nuevo Vedado, anunciada con mucha pompa y platillo llegó mi vecino Guillermo a adquirir un cake de las llamadas tres leches el pasado jueves nueve de enero.

  !Qué chasco! No se sabe aún si la cabra rompió la soga y se les fue, si a la vaca le mamó la leche el ternero y si la de polvo no fueron a comprarla al mercado de recuperación de divisas, lo cierto es que la panetela no excedía los cuatro centímetros de alto y al cortarla cuando llegó a casa, aquello de producto lácteo solo tenía el nombre.

  Le cobraron cinco cuc, que llevado a moneda nacional son 125 pesos.  Al comentar mi vecino sobre el asunto, muchos en el barrio opinaron que NO todos  los que tienen negocios por cuenta propia hacen malas ofertas, eso sería injusto, pero en este lugar del cual les comento hay mucha publicidad y el producto ¿qué? Defraudó, al menos en el cake de tres leches.

   Desde 2010, año en que el trabajo por cuenta propia recibió un fuerte impulso en Cuba, casi se ha triplicado el número de personas dedicadas a esta actividad que cada vez va ganando mayor espacio en la economía de esta isla caribeña.

  Alrededor de una mesa de dominó en la casa de Guillermo surgió la conversación sobre el tema. Juan habló de su experiencia positiva en una cafetería, donde tomó un café “cortadito” en una pequeña cafetería llamada Casa Verde, en “J” casi esquina a 21, El Vedado, de muy buen gusto ofrecido por un empleado atento y cortés.

  A María le asombraron los precios de un pequeño restaurante en la céntrica calle “ J” casi llegando a 23, porque para comer un espagueti hay que llevar más de un día de salario y no es nada tan especial, añadió, mientras que el café en ese sitio lo expenden ya frio,  sacado de un termo donde debió dormir el sueño eterno.

  Un negocio en el campo de la actividad gastronómica debe  ser interpretado como un proyecto competitivo, el cual permita maximizar la rentabilidad para su dueño, pero haciendo el mayor énfasis en la plena satisfacción del cliente.

  No se trata solo de la publicidad atractiva para captar consumidores, como sucede en algunos casos, igual resultan importantes el trato afable, cortés y la oferta de calidad, porque de ahí dependerá el prestigio ganado.

  Alguien se refirió en el diálogo entablado alrededor de la mesa de dominó a una cuestión interesante. Recordó cómo en una telenovela brasileña, recientemente transmitida por Cubavisión, el local fue visitado por un evaluador del menú ofrecido allí para luego dar sus opiniones en una publicación impresa.

  Tanto el dueño como el colectivo estaban temerosos de aquella cata. Podría enaltecerlos o sepultarlos, en el mejor sentido de la palabra. Sí, porque una mala opinión expresada en los medios de difusión masiva era una carta segura para ir casi a la ruina en el negocio.

  En esta Isla no existen mecanismos para valorar ofertas. Y no digo cuerpo de inspectores porque en realidad su control se dirige solo a ciertos aspectos e igualmente en ocasiones conlleva  a generar  compra-venta de favores. Me refiero a encuestas entre clientes para determinar si realmente aquello que ofrecen como liebre no es gato.

  Cuando acuda a uno de estos sitios, bien sea del sector por cuenta propia o igual del estatal, valore si realmente le ofrecen productos que tengan una relación directa con calidad, originalidad y precio. No olvide tampoco fijarse en las buenas maneras del dependiente y la higiene del lugar, creo que vale la pena. (Por María Elena Balán Sainz)

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

María Elena Balán Sainz -

Hoy jueves 16 enero 2014 conocimos q en la dulcería retiraron la oferta del Tres leches por no tener los ingredientes lácteos. Según Wikipedia es un postre tradicional latinoamericano bañado con tres tipos de leche, crema de leche, leche condensada y leche evaporada, que le dan su nombre. Suele acompañarse con un merengue de claras de huevo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres